Propósitos de la casa de oración

Reavivar en las Casas de Oración la atención a los destinatarios para que mediante la oración, la misericordia, el servicio alegre y demás valores humanos y cristianos, se dé un testimonio de vida que transparente a Cristo misericordioso y su proyecto de salvación.

  • a. Repetir durante el día la jaculatoria: “Sirvamos al Señor con sencillez y alegría, para gloria de Dios y bien de las Almas”, a fin de tener presente que Dios está en cada persona.

    b. Difundir entre los destinatarios el amor y desagravio a Jesús Sacramentado.

    c. Invocar y honrar a la Santísima Virgen María como modelo perfecto de confianza en favor de la difusión de la Misericordia.

    d. Dar a conocer a los Sacerdotes la devoción de los sábados, que hacían nuestros Fundadores, de desagraviar a Jesús Sacramentado por medio de la Virgen María y ofrecer la comunión en desagravio por las ofensas recibidas.

    e. Propiciar la oración personal y comunitaria alimentada por la Palabra y la Eucaristía para cultivar una relación de profunda amistad con Jesucristo, dóciles al Espíritu Santo y asumir la voluntad del Padre.

  • a. Propiciar los medios para que las hermanas y el personal que colabora alcancen una sólida formación integral.

    b. Formar en los valores y virtudes a las hermanas y el personal para alcanzar libremente el bien debido que lo lleve a actuar con responsabilidad al servicio de la sociedad.

    c. Vivir la misericordia en los detalles de cada día en el aprecio a nuestras hermanas, personal que colabora y destinatarios, amando a Dios en nuestros semejantes con delicadeza.

    d. Ejercitar el Perdón a sí mismo y a los demás en su vida ordinaria.

    e. Practicar la compasión sobre todo con los más débiles y respeto a la naturaleza.

  • a. Dirigir nuestras casas de oración pensando que son obras congregacionales al servicio de la Iglesia, no obras personales. Procurar que la observancia de los lineamientos establecidos por las autoridades civiles, eclesiásticas y congregacionales guarde un sano equilibrio entre sí.

    b. Asumir en las Casas de Oración las indicaciones y lineamientos de las autoridades eclesiásticas y civiles en lo que respecta a la pastoral y obligaciones.

    c. Promover el saber humano como un deber de servicio y de responsabilidad con la participación activa de todos sus miembros.

  • Un auténtico camino cristiano llena de alegría y esperanza el corazón y mueve al creyente a anunciar a Cristo de manera constante en su vida y en su ambiente.

    a. Nuestra vida deberá encontrarse imbuida de espíritu apostólico y religioso.

    b. Conocer e integrarnos a los planes de pastoral de cada diócesis según la organización de cada casa para expresar nuestro carisma y misión.

    c. La Iglesia nos envía a promover la santidad en el pueblo de Dios a través del carisma.

    d. Testimonio de nuestra vida de oración y sacrificio en el servicio que realizamos.

    e. Revestidas de amor misericordioso y de las virtudes de infancia evangélica, seamos sencillas, celosas y fervorosas operarias suyas.

  • Promueve la dimensión social de la Evangelización, en cuanto a la sensibilización y promoción humana, ilumina las acciones pastorales de compromiso. 

    a. Visita a los vecinos y con algunos remediar sus necesidades.

    b. Ejercer como M. E. C. cuando sea necesario, cuando el sacerdote solicita.

    c. Asistencia a reuniones del Consejo Parroquial.

    d. Ofrecer un servicio de calidad en los alimentos y limpieza del lugar.

    e. Orar por las necesidades de los destinatarios y ser prudentes ante situaciones difíciles.

    f. Aprovechar los medios de comunicación para promover la casa.

  • Tiene como función principal llevar a cabo la planificación estratégica de la Casa de Oración; atender todo lo inherente a la administración general de los bienes patrimoniales y de la Obra (física, financiera, contable y de recursos humanos), y brindar apoyo técnico y recursos a las demás áreas en aspectos administrativos.

    a. Administrar y dar mantenimiento al inmueble, maquinaria industrial y utilería.

    b. Actualizar los inventarios, informes fiscales y obras materiales.

    c. Elaborar los presupuestos ordinarios de administración.

    d. Formar y actualizar al personal de apoyo y colaboradores.

    e. Mantener comunicación con Superiora General y/ o Coordinadora General de Apostolados y/ el Administrador Eclesiástico de la casa de Oración.