Carisma

Nacimos en la Iglesia para hacer presente el Amor Misericordioso de Dios.

Los elementos de nuestro Carisma y Espiritualidad son:

Es la alegre expresión de experimentarnos amados y perdonados por Dios y compartir con los demás los dones que hemos recibido, especialmente con los más necesitados.

Consiste en imitar las actitudes buenas de los niños, especialmente su inocencia, humildad, amor tierno y abandono amoroso y confiado en la voluntad divina en constante y profunda unión con Dios como “…el niño que duerme en brazos de su padre”. Es un camino eficaz para llegar a la santidad.

Es la amorosa y permanente actitud de reparación por las ofensas que recibe Jesús en el sacramento de la Eucaristía; por ello promovemos en las Casas de Oración el amor tierno y delicado, y lo difundimos mediante la jaculatoria que nos enseñaron Nuestros Fundadores: “Corazón de Jesús que en el Santísimo Sacramento eres víctima de la ingratitud de los hombres, recibe nuestro amor en desagravio.”

Parte esencial de nuestra misión es orar y ofrecer obras por la santidad de los sacerdotes, promover en el pueblo de Dios las vocaciones sacerdotales y colaborar en su formación.

Es la actitud de permanecer filialmente unidas a María, modelo de todas las virtudes y con ella vivir en alabanza a la Santísima Trinidad por las gracias que le otorgó, especialmente por haberla preservado del pecado para ser la madre de Dios.

Es la permanente actitud de gozo y alabanza a Dios por el abajamiento de Jesucristo que por amor a la humanidad se encarnó, vivió, padeció, murió, y resucitó, se oculta en la eucaristía y nos interpela en la debilidad de los hermanos más necesitados.

Trasmitiremos en nuestro apostolado la constante preocupación de orar por la Patria como nuestros Padres Fundadores lo hicieron en su tiempo, al verla deshecha por la Persecución Cristera. Mucho les dolió este hecho porque en el fondo era   el querer quitar a Dios de la vida de los mexicanos. Es por ello que nuestra oración debe ser permanente, por la Patria y sus necesidades en el lugar donde nos encontremos, especialmente porque el amor a Dios y a la Santísima Virgen reine en cada hogar.

Hacemos la siguiente Jaculatoria, con la finalidad de desagraviar a Jesús por las ofensas que recibe:

  • Corazón de Jesús, que en el Santísimo Sacramento eres víctima de la ingratitud de los hombres…
  • Recibe nuestro Amor en desagravio.

Virtudes características: Amor tierno y delicado, confianza y abandono, sencillez, humildad y pureza.

Espíritu

El Camino de la Infancia Espiritual propuesto por Santa Teresita del Niño Jesús, es la inspiración de la Doctrina Espiritual de nuestros Fundadores. Consideramos esta Santa como “Madre y Maestra”.

Nuestra Congregación es de vida apostólica y busca mostrar al mundo a Jesús vivo, el Consagrado y apóstol del Padre, difundiendo la misericordia a través de los apostolados de la Educación, la atención a casas de oración y la evangelización.

Virtudes De Las Siervas Del Señor De La Misericordia

AMOR TIERNO para con Dios y DELICADO para el hermano, es la experiencia fundamental, el  matiz, el color con que ha captado el amor del Padre.

  • Vive con intensidad un amor de ternura para Dios: con cariño estrecho, entrañable, y nacido de la más absoluta confianza en Él.
  • Ama delicadamente a sus hermanos, y lo demuestra con obras y detalles concretos de delicadeza hacia todos los que trata.
  1. CONFIANZA Y ABANDONO  es la actitud del pobre, del que espera todo de Dios y prefiere la  Voluntad de Dios a la suya.  “Todo lo espera y nada teme porque nada tiene y nada puede”  ( S. de Dios Pbro. Agustín Ramírez B.)
  2. SENCILLEZ, es la virtud por la que el ser humano confronta sus intenciones con veracidad ante sí  y ante Dios es recta y sincera con los demás.  dir. 22
  3. HUMILDAD, es reconocer su propias capacidades, limitaciones y debilidades, ante la grandeza y  misericordia de Dios.  dir. 23 y 24
  4. PUREZA, se relaciona  con  las  creaturas  con  la  LIMPIEZA  DE CORAZÓN de los que ven a Dios; evita convivir con formas de pecado o que desdicen de su pureza o transparencia total. Esta es la primera señal de vocación a este Instituto

Núcleo Dinamizador De La Formación

Nacimos en la Iglesia para hacer presente el Amor Misericordioso del Padre; bajo la acción del Espíritu Santo seguimos a Cristo Anonadado viviendo la Infancia Evangélica en amor y desagravio a Jesús Sacramentado; oramos y nos sacrificamos por la santidad sacerdotal; amamos filialmente a la Santísima Virgen María y alabamos a la Santísima Trinidad por las gracias que le concedió; hacemos extensivo el carisma y espíritu en la triple misión apostólica: Educación integral, servicio en las Casas de Oración y la Obra Evangelizadora.